Quantcast
Saltar al contenido
Curiosidadeserc

La isla más peligrosa del mundo (Isla Ilha de Queimada)

 

En Brasil existe una isla que por el peligro que se vive ahí ha sido prohibido el acceso. Se llama la Isla de la Quemada Grande, se encuentra en Sau Paulo, Brasil.

Aquí viven algunas de las víboras más venenosas del mundo en una zona de 430.000 metros cuadrados.

La Isla de la Queimada Grande su nombre en Portugués o también conocida como Isla de las Cobras, es un lugar en el cual según especialistas se encuentra la mayor densidad de serpientes venenosas en el planeta. Estaríamos hablando de una serpiente por metro cuadrado.

En esta isla hay solo una especie de serpiente del género Bothrops insularis pero la población de la misma se ha disminuido más de un 15%, según la unión internacional  para la naturaleza. Esto es porque sólo habitan en esa región y por otro lado son muy valiosas en el mercado negro de las serpientes.



Características de la Bothrops Insularis:

Las llaman la lanza de oro, es un pitviper venenoso llamado así por el color marrón amarillento claro de su parte inferior y por la forma de su cabeza.

Viven en los árboles, a diferencia de sus primos en el continente, el jararaca Bothrops, responsable de la mayoría de las muertes de serpientes en Brasil.

 Debido a la necesidad de matar aves lo más rápido posible, la serpiente desarrolló un poderoso veneno de acción rápida. El resultado de esta evolución es un veneno cinco veces más fuerte que el de su primo continental, que puede matar a un hombre en una hora.

Muchos se preguntarán cómo llegaron allí…

 Existen teorías donde se dice que Brasil hace miles de años se separó cuando el nivel del mar aumentó. Por lo tanto esa parte se convirtió en una isla y aisló a las serpientes, dejándolas con muy pocas opciones de alimento a excepción de las aves migratorias.

Se dice que en un principio su veneno no era tan mortífero, las aves a las cuales mordían solían estar muy lejos del lugar cuando el veneno surtía efecto.




Como la naturaleza es sabia las serpientes evolucionaron y su veneno se volvió extremadamente fuerte. Ahora son capaces de matar a cualquier presa de manera inmediata, su veneno es excesivamente corrosivo.

Tanto así, que este veneno es capaz de derretir la carne humana, lo que la convierte en una de las víboras con el veneno más potente del mundo.

Debido al peligro al cual se enfrentan las persona que visitan esta isla, la milicia brasileña prohibió que ningún civil tenga acceso a esta.

En ocasiones algunos científicos tienen permiso de entrar para estudiar a  las víboras y la marina brasileña le da la visita para su control.

Sin embargo, esto no detiene a los cazadores quienes acuden de manera ilegal para capturar a estas especies y venderles por casi 30mil $ en el mercado negro.


Cuenta la leyenda…

 La gente solía vivir en la isla por un corto período hasta finales de la década de 1920 cuando, según la leyenda, el guardián del faro local y su familia fueron asesinados por víboras que se deslizaban por las ventanas.

Hoy en día, la marina visita periódicamente el faro para su mantenimiento y se asegura de que ningún aventurero esté vagando demasiado cerca de la isla.

Otra leyenda local afirma que las serpientes fueron introducidas originalmente por piratas que buscaban proteger un tesoro enterrado en la isla.

Efectos del envenenamiento de la víbora cabeza de oro:

  • Hinchazón
  • Dolor local
  • Náuseas y vómitos
  • Ampollas sanguíneas
  • Moretones
  • Sangre en el vómito y la orina
  • Sangrado intestinal
  • Insuficiencia renal
  • Hemorragia cerebral
  • Severa necrosis del tejido muscular





El veneno poderoso…

 El veneno mortal de las víboras ha demostrado potencial para ayudar a combatir los problemas cardíacos, lo que lleva a una demanda del veneno en el mercado negro. Para algunos infractores de la ley, el atractivo del dinero es un incentivo suficiente para arriesgarse a una muerte casi segura en Ilha da Queimada Grande.

Otros datos de peligro:

Esta serpiente en particular tiene una tasa de mortalidad del 7% sin tratamiento, y hasta el 3% aún con tratamiento.

Su veneno puede comer carne y tejido, haciendo que la presa sea más fácil de tragar, mientras que una neurotóxica mata a la presa.

Su dieta consiste principalmente en aves, aunque se ha reportado que comen lagartijas e incluso canibalizan contra otras serpientes.