Quantcast
Saltar al contenido
Curiosidadeserc

Mito o realidad: El alcohol destruye las neuronas

Para nadie es un secreto que el consumo de alcohol en exceso tiende a inhibir  el control social de las personas, pues estas; al estar bajo sus efectos se hacen propensas a asumir ciertos  roles que en condiciones normales jamás harían, ya sea por vergüenza o por temor.

Lo cierto es que el consumo excesivo de alcohol altera incuestionablemente la personalidad de quien lo consume. ¿Pero además de causar daño a nuestra reputación existe otro daño desde el punto de vista neuronal? Eso lo explicaremos a continuación.

Factores de riesgo

Existes múltiples elementos que podrían inducir o agravar las los daños a nivel neurológico causado por el alto consumo de alcohol. Entre los cuales podemos destacar los siguientes:

      • La frecuencia y la cantidad de alcohol consumida por el individuo
      • La edad a la que inicio el consumo excesivo del alcohol y los periodos de tiempo en los que el consumo es prolongado.



    • La edad de la persona, el nivel de educación, el género, antecedentes genéticos e historia familiar de alcoholismo
    • Si corre algún riesgo como resultado de una exposición prenatal, es decir, si durante la gestación ha sufrido alguna alteración motivada por e consumo de alcohol de la madre.
    • El estado de salud general del consumidor

Todos estos factores son determinantes al momento de señalar daños desde punto de vista neuronal ocasionados por el alcoholismo. En consecuencia, si existe alguna pérdida importante de neuronas en el cerebro ocasionados por el hábito continúo de la bebida.


Efectos comunes del alcoholismo a nivel neuronal

El alcohol además de ser el responsable de algunos bochornos y escenas cargadas de violencia es el causante de eventos a nivel cerebral que para algunos pasan desapercibidos pero sus efectos están ahí presentes.

Sabemos que beber grandes cantidades podría desencadenar efectos extensos y de gran alcance en el cerebro, desde simples “lagunas” en la memoria hasta condiciones permanentes y debilitantes que requieren una vida entera bajo tutela.


Y es que aun beber moderadamente conlleva a una limitación de corto plazo, tal como lo demuestra la investigación extensa sobre el impacto que causa la bebida al conducir un vehículo.

Pero además de todo esto, ¿puede el alcohol acabar con nuestras neuronas?

Según un estudio realizado por varias universidades, entre las que destacan la Universidad Cardenal Herrera-CEU y la Universitat de Valencia, en colaboración con la Cornell University de Nueva York y que ha sido publicado en la versión en línea de la revista Proceedings of the National Academy of Science (Actas de la Academia Nacional de Ciencias), editada en Estados Unidos.


La investigación revelo que existe una pérdida importante de neuronas recién formadas, durante el proceso de la neurogénesis en el hipocampo de nuestro cerebro, motivado por el consumo excesivo de alcohol.

La razón de ello se debe a los compuestos pro-oxidantes de algunas bebidas alcohólicas que contribuyen a la degeneración de la células y por en a la destrucción de la neuronas.

Las consecuencias de esta pérdida de neuronas por el alcoholismo están reflejadas en las funciones cognitivas del individuo, por lo que la capacidad de aprendizaje y la memoria se encuentran suprimidas, no del todo pero si en un nivel considerable.



En ese sentido, no es un solo un mito sino que es una realidad, el alcoholismo puede lograr una destrucción sucesiva  y prologada de las neuronas  recién formadas en el ser humano, concretamente las que se generan en el hipocampo del cerebro.